Café Irlandés: cómo surgió y cómo hacer el mejor

Puede que el café irlandés no sea la primera bebida de café con alcohol, pero este cóctel se ha convertido en uno de los más famosos. Combinando café con whisky irlandés, azúcar moreno y crema ligeramente batida, el café irlandés es un clásico caliente y cremoso que puede despertarte en las mañanas frías o mantenerse activo después de una larga noche.

El café irlandés clásicos se elaboran con solo cuatro ingredientes: café caliente, whisky irlandés, azúcar y nata montada. A menudo, en los restaurantes, los cafés irlandeses son abrumadoramente dulces y ricos. Me encanta hacerlos en casa porque puedes hacerlos exactamente como te gustan. Y no hace falta ser un experto para prepararlo.

Hay muchos cuentos chinos sobre los orígenes del café irlandés. La versión más creíble atribuye el cóctel a Joe Sheridan, el jefe de cocina del restaurante en la terminal Foynes Flying Boat. Te explicamos la historia más abajo para no distraerte de;

Para cada taza de café irlandés

Ingredientes café irlandés

  • 2 cucharaditas de azúcar (1 morena / 1 blanca ). Al gusto
  • 200 ml de café fuerte y caliente
  • 50 ml de whisky irlandés
  • 2 cucharadas de nata, ligeramente batida. Al gusto.

Instrucciones

  1. Precaliente su copa, luego llénela con café. Vierta agua caliente en una taza o vaso resistente al calor para quitarse el frío. Vierta el agua. Esto también evitará que el vidrio se agriete. Llene su vaso de cuello alto, aproximadamente 3/4 de su capacidad con el café.
  2. Añadir edulcorante. Agregue los azúcares granulado y moreno, revuelva hasta que se disuelva por completo.
  3. Agregue whisky irlandés. Agregue el whisky y revuelva para incorporar.
  4. Cubra con crema batida. Si usa crema ligeramente batida, vierta lentamente con una cuchara tibia sobre el café, teniendo cuidado de no romper la superficie del café. Esto requiere algo de práctica. Una forma más infalible de no romper la superficie es batir la crema un poco más y colocarla suavemente encima, dejándola caer sobre el reverso de una cuchara. ¡Bebe mientras está caliente!

Notas para la receta perfecta

  • Comience con una gran taza de café o vaso de cuello alto . Use un café bueno y fuerte. El café medio tueste funciona mejor.
  • No olvides precalentar tu vaso. Mantiene la bebida caliente y ayuda a mezclar los ingredientes. Mientras se prepara el café, vierta agua caliente en el vaso y luego deseche el agua antes de preparar la bebida.
  • Usa nata recién batida. Evite las botes de nata montada , ya que arruinarán el café irlandés. En su lugar, comience con un poco de nata batida espesa y bátala enérgicamente con un batidor o un tenedor hasta que esté suave y esponjosa.

Use dos azúcares para un mejor café irlandés

Una combinación de azúcar blanca y azúcar moreno lo convierte en una taza de café irlandés con una dulzura equilibrada. Solo una cucharadita de cada uno evita que la taza se vuelva empalagosa, y la melaza resalta la dulzura del whisky. Use nata batida sin azúcar para evitar un empacho de azúcar.

Use solo whisky irlandés para el café irlandés clásico

No hay duda: el café irlandés debe prepararse con Jameson (enlace amazon) . Es suave, dulce y con un toque picante, además de que no es demasiado dañino para la cartera. Si ya tiene una colección de whisky en casa que desea usar, elija algo de rango medio con un final suave y dulce para contrarrestar el café amargo.

¿Cómo consigues que la crema flote?

Si usa crema ligeramente batida, viértala lentamente con una cuchara tibia sobre el café, teniendo cuidado de no romper la superficie del café. Esto requiere algo de práctica. Una forma infalible de no romper la superficie es batir la crema un poco más y colocarla suavemente encima. ¡Disfruta mientras estás caliente!

¿Remueves un café irlandés?

No, agregará la crema y servirá sin revolver. La diferencia de temperatura entre el café caliente y la crema es parte de la experiencia.

Ya tenemos una maravillosa copa de café irlandés, volvamos a su origen…

¿Quién creó el café irlandés?

El café irlandés fue creado por el chef Joe Sheridan en 1942. Dirigió el restaurante en la base aérea de Foynes en las afueras de Limerick, Irlanda. La historia cuenta que un vuelo nocturno en hidroavión regresó al aeropuerto después de un intento fallido de llegar a Nueva York durante una tormenta de invierno. Sheridan mezcló la primera ronda de cafés irlandeses para los pasajeros varados. Un estadounidense sorprendido preguntó: «Oye amigo, ¿esto es café brasileño?» «No», dijo Joe, «eso es café irlandés».

¿Cómo se hizo tan famoso el café irlandés?

Más tarde, la bebida se hizo famosa gracias al columnista del «San Francisco Chronicle» ganador del Premio Pulitzer, Stanton Delaplane, quien frecuentaba el Buena Vista Café en San Francisco durante la década de 1950. Después de probar uno en Irlanda, él y el dueño del bar, Jack Koeppler, intentaron recrear el elixir de calentamiento. Tuvieron éxito, y Delaplane escribió sobre la bebida en su columna, que fue leída ampliamente en los Estados Unidos. Esto ayudó a que la bebida ganará seguidores en Buena Vista y más allá. En un día ajetreado, el bar San Francisco puede servir más de 2000 cafés irlandeses. Con su mezcla reconfortante de whisky, cafeína y crema, es fácil ver el atractivo de la bebida.

Por favor, califica esta receta con tus comentarios.

Deja un comentario